Nuestros consejos y alimentos para las piernas cansadas

Siempre hay una solución natural para tratar nuestro cuerpo

Las piernas sufren cada día por eso los remedios naturales son sus perfectos aliados

Las piernas son nuestro soporte diario, las que nos mantienen en pie, las que nos permiten andar, correr, saltar, bailar o realizar cualquier actividad en movimiento. Las piernas hay que cuidarlas y saber cuándo están cansadas para darles los cuidados que necesitan.

Las altas temperaturas del verano, pasar muchas horas de pie, llevar un calzado incómodo durante muchas horas…son algunos de los hábitos que generan pesadez o retención de líquidos en tus piernas. A veces, estas situaciones no se pueden evitar, así que debemos de cuidarlas como si de una gripe se tratase.

Una buena alimentación ayuda a evitar cualquier problema que genere tu cuerpo. El dolor en tus piernas puede estar generado por una mala circulación sanguínea y, para ello, no hay mejor alimento que la vid roja, los arándanos o el castaño de indias. Estos tres alimentos naturales son perfectos para combatir el dolor en las piernas.

Los arándanos son un superalimento y un antioxidante natural. Sus propiedades son numerosas, pero gracias a la vitamina P esta fruta se convierte en un buen aliado para combatir los dolores en tu sistema circulatorio. Una infusión de arándanos al día te fortalecerá para evitar futuros dolores.  

El castaño de indias es considerado como uno de los mejores remedios para mejorar la circulación, porque sus propiedades contribuyen a tonificar los capilares sanguíneos y las arterias. Rico en aesculina y aescina dos componentes claves para fortalecer los vasos sanguíneos y evitar edemas.

La vid roja es un ingrediente ancestral  de origen asiático que se ha estado usando durante años para problemas circulatorios. Esta planta es rica en polifenoles, antioxidantes, vitamina C... Es un superalimento que evita los problemas en el sistema circulatorio.

Remedios caseros para las piernas cansadas:

Mientras te bañas, un buen remedio para tus piernas cansadas es mojarlas con agua fría y agua caliente alternada y, siempre, terminar con agua fría.

Un masaje comenzando desde los tobillos y haciendo movimientos circulares con aceite de almendras y unas gotitas de aceite esencial de limón te relaja las piernas.

Si por el contrario no tienes tiempo para aplicar estos remedios, siempre puedes poner cinco minutos las piernas en alto y sentirás el alivio que necesitas.

Desde Bio c’ Bon te recomendamos hacer deporte al menos treinta minutos al día: caminar, correr, deportes en equipo… El movimiento diario estimula y ejercita el cuerpo. Además, te recordamos que nuestros naturópatas están disponibles en nuestras tiendas para cualquier consulta o recomendación.