Los hábitos para tener una vida más saludable

Salud

Introducir pequeños hábitos saludables mejorará tu salud, tu ánimo, tu vitalidad y, por supuesto, el bienestar de uno mismo

Mantener una alimentación saludable todos los días es un trabajo bonito, pero constante. Cada día podemos añadir pequeños hábitos para mantener y mejorar poco a poco la forma en la que nos alimentamos, porque de ello depende nuestro ánimo, nuestro cuerpo, es decir, nosotros.

Hay unos pequeños cambios para introducir en tu dieta diaria que puede que no los notes, pero tu cuerpo sí lo hará.

  • Mentalízate y sustituye los cereales blancos por los integrales. Por ejemplo, añade a tu compra diaria arroz integral o quinoa,
    para sustituir el arroz blanco al que solemos estar acostumbrados.
     
  • Modernízate y añade a tus mejores platos una ración de verduras contundente y rebaja la cantidad de hidratos y proteínas.
     
  • Movilízate y haz de los siete días que tiene la semana cinco de ellos ejercicio. Andar, correr, ir al gimnasio o, incluso,
    hacer deporte en equipo.
     
  • Alcalinízate y bebe mucha agua. El mejor truco una botella de agua, un vaso y ocho sorbitos cada vez que bebes.
     

Además, de estos pequeños cambios en tu día a día puedes dar un paso más y aplicar estos:

El clásico

Al despertar y, sin pensarlo, exprime un limón añádele agua tibia y bébetelo. Tu détox natural diario.

El hidrato

No son patatas no, es té. Durante el día a media mañana y a media tarde oblígate a tomar una taza de té, te acostumbrarás y tu cuerpo reclamará este vicio tan sano.

La fruta y el fruto

Siempre y, sin excepción, en tus meriendas, ya sean de mañana o de tarde, mezcla una pieza de fruta con un puñado de frutos secos. La fruta sola provoca más hambre de la que quita.

La temporada

Exprime siempre para tus menús, caseros o comprados, los alimentos que la naturaleza nos da en su época y sobre todo de proximidad. Es decir, no obtendremos mucho beneficio si en vez de tomar mandarinas de Andalucía las tomamos de Marruecos.

La estación

En invierno cremas y sopas, en verano gazpacho y salmorejo. Cada estación tiene sus platos y nuestro cuerpo lo sabe.

 

Recuerda

Educar al cuerpo es un trabajo bonito, pero constante, cuanto antes empieces verás los resultados reflejados en tu salud y conocerás exactamente de lo que te alimentas. Sobre todo, reedúcate y educa bien a los más pequeños. 

Las recetas

Yogurt con semillas de chía

Détox bowl

Quizás te interese…

Matcha: qué es y sus beneficios
5 alternativas sanas y naturales para sustituir el azúcar blanco