La importancia de la fruta en tu alimentación diaria

La fruta es un must en nuestra alimentación

Una pieza de fruta al día es obligatoria, pero si tomas tres es un manjar que recibe el cuerpo por todas sus propiedades, así que... ¡Fruta todos los días!

Todo los días debemos de tomar, al menos, tres raciones de fruta, porque nos aportan nutrientes, vitaminas y, además, nos hidratan.  Hay millones de frutas distintas probarlas es un privilegio para nosotros y para nuestro paladar, así que… ¿Por qué no aprovecharlo?

La fruta ecológica, sin ningún tipo de aditivo, crece de acuerdo a su ciclo de vida en su zona de confort, dónde los agricultores la recolectan y después llega a nuestros supermercados para ti. La maravilla de esta fruta no es que sea bonita, sino que cada pieza es distinta y, por supuesto, su sabor es único.

De esta manera podemos asegurar que degustar una pieza de fruta es beneficioso para el cuerpo, pero también para todos nuestros sentidos. En verano, nuestro cuerpo sufre por muchos factores y necesita vitaminas, nutrientes hidratos de carbono, azúcar… Todo lo aporta la fruta.

El melocotón rojo o amarillo, es igual. Una pieza de fruta espléndida por su alto contenido en carotenos y antioxidantes. En verano el consumo del melocotón es esencial, porque protege la piel, el pelo y las uñas del sol.

La sandía la podemos considerar una de las frutas del verano. Se suele decir que es todo agua, en realidad, es un 95% agua por lo que es un excelente hidratante para el cuerpo. Además, la sandía tiene un poder higienizante, detoxificante y diurética.

La manzana es una fruta que está presente todo el año. El 80% de su contenido es agua, por lo que te hidrata. La manzana es diurética, reduce la acumulación de líquidos y los posibles calambres. También es antioxidante por su contenido en vitamina E. Además, la piel de la manzana contiene fibra ideal para nuestro aparato digestivo.

El albaricoque es la fruta de la temporada de verano. Los beneficios para nuestro cuerpo son exquisitos, sobre todo en verano, ya que su alto contenido en fibra protege nuestra flora intestinal.  Además, el albaricoque contiene propiedades antioxidantes lo que provoca que nuestro organismo se conserve más joven.

El lichi es una fruta un tanto curiosa que proviene de China y de la familia de la frambuesa. Su crecimiento y desarrollo se prolonga durante todo el año, por lo que en cualquier momento podrás tomarlo. Los beneficios del lichi están presentes en todo su ser. La cáscara es aconsejada para curar la viruela o la diarrea y con su semilla podrás hacer té aconsejado para reducir los dolores estomacales. Además, el fruto contiene fibra, antioxidantes y vitamina C.

Hay millones de frutas. Algunas por temporadas y otras que están durante todo el año, pero siempre hay fruta y siempre hay que nutrir a nuestro cuerpo con sus beneficios, ya que contienen vitaminas, antioxidantes, nutrientes, fibra… ¡Todo lo que nuestro cuerpo necesita!