La alimentación: El objetivo del buen humor

Comer para ser feliz

¿Te has dado cuenta que la comida es nuestra solución cuando estamos tristes? ¡Te explicamos el efecto en nuestra mente y, sobre todo, cómo conseguir nuevos hábitos

Los poderes de la comida sobre nuestra mente

Para los naturópatas, comer tiene un impacto directo en la calidad de nuestros pensamientos y en nuestro estado emocional. Cuántos más alimentos sanos, frescos y naturales comamos, más claras serán nuestras ideas y nuestra mente será positiva y segura, ¡libre de pensamientos tóxicos! Es muy importante entender cómo los alimentos procesados, los refinados y los libres de nutrientes privan a nuestro cuerpo de muchos beneficios y, también, le obligan a recurrir a sus propias reservas, provocando escasez. Al mismo tiempo, la difícil digestión implica  una energía desperdiciada. Esto se debe a la falta de calidad en los alimentos industriales, a las cantidades demasiado grandes y a las mezclas que digerimos mal.

Además, la dieta a base de alimentos procesados contiene ingredientes indeseables, aditivos, productos sintéticos que afectan a nuestro sistema nervioso y glandular.

Todos estos productos nos privan de un elemento esencial: ¡La vida! Esto no es cuantificable, pero si esencial para nuestro bienestar, porque hay que alimentarse con productos ultra frescos, recién cosechados, madurados al sol, brotados y fermentados, así como yogures caseros, quesos frescos como crottins o cottage a base de leche cruda o fermentados de forma natural. 

 

¿La base? Vitaminas en tu cocina

Para un buen resultado es importante que la base de tu dieta consista en productos crudos, poco procesados y de fácil digestión. Una dieta, dentro de lo posible, que no contenga toxinas ni provoque una digestión difícil. Su plato debe contener una gran proporción de frutas y verduras frescas, crudas y cocidas (al vapor u horneadas, si es posible), suplementos con proteína animal (huevos, quesos de leche cruda, mariscos, carnes blancas) y algunos alimentos ricos en almidón (patatas, boniatos, calabazas, castañas, arroz, trigo sarraceno…).

Lo ideal es reducir el azúcar refinado y los alimentos ricos en almidón (pan blanco, arroz blanco, pasta…), productos ultraprocesados, comidas preparadas, café, alcohol…

 

¡Sé necesita poco para ser feliz!

Algunos alimentos son conocidos por el efecto que hacen en nuestra mente, esto no debe confundirse con los alimentos procesados, ricos en azúcares que proporcionan un “placer” momentáneo y responden a una necesidad falsa (la adicción al azúcar).

  • Alimentos ricos en Omega 3: Aceite de linaza, nueces, pescado… Se sabe que los Omega 3 regulan naturalmente el estado de ánimo.
     
  • Nueces y oleaginosas: Nueces de Brasil, almendras, nueces… Ricas en selenio, zinc y magnesio, contienen muchos nutrientes que afectan al estado de ánimo y también contienen Omega 3.
     
  • Alimentos ricos en azúcares (¡NATURALES!): Miel, frutas frescas, frutas deshidratadas…
     
  • Germen de trigo y levadura: Rica en vitamina B, conocida por el equilibrio nervioso.
     
  • Chocolate: en forma de semillas crudas o cacao en polvo crudo. Esta es la forma más natural de chocolate, nada que ver con el chocolate tostado enriquecido con azúcar y grasa. Aquí tenemos un verdadero superalimento, desnaturalizado, con nutrientes concentrados que incluyen magnesio y antioxidantes.
     

Para terminar, no olvidemos que Marchesseau, el fundador de la naturopatía en la década de 1920, aconseja la comida de "escapadas" (cheat meal, comida trampa), una vez al mes, durante la cual podemos comer lo que nos gusta, ir a restaurantes, etc.!

Las recetas

Tostadas de aguacate y hummus de remolacha

Bizcocho de plátano con chocolate y naranja

Bol de Buda con vitaminas

Calabaza rellena con quinoa y arándanos

Quizás te interese…

Matcha: qué es y sus beneficios
5 alternativas sanas y naturales para sustituir el azúcar blanco
7 alimentos para prevenir enfermedades
El deporte: Una medicina natural