El método para mantener las verduras durante más tiempo

¿Conoces la lacto-fermentación? ¡Es un método de fermentación y conservación, especialmente para vegetales crudos! ¿Sus principales ventajas? Conservar las verduras más tiempo mientras mantienen intactos todos sus valores nutricionales.

¡Su uso práctico en el hogar es muy simple y solo requiere unos ingredientes básicos!

¿Qué es la lacto-fermentación?

En primer lugar, la fermentación lacto no tiene absolutamente ninguna conexión con la leche. Por lo tanto, los intolerantes a la lactosa pueden consumir vegetales lacto fermentados. Es, simplemente, un método natural para conservar los alimentos, por ejemplo, mantener las verduras crudas durante más tiempo mientras mantienen intactas sus cualidades nutricionales.

Si tienes la suerte de tener un huerto, es posible que hayas cosechado más tomates y pepinos de los que necesitas para alimentar a todo un regimiento. Este consejo te permitirá no desperdiciar y podrás disfrutar de estas verduras, incluso, fuera de temporada.

Entonces, ¿cómo funciona? Cada alimento contiene naturalmente "bacterias buenas" llamadas bacterias de ácido láctico. Estas utilizarán el azúcar presente en los alimentos para transformarlo en ácido láctico. Y es este ácido el que desempeñará un papel clave en el proceso: Acidificará el medio ambiente y este PH ácido evitará el desarrollo de bacterias patógenas y la mayoría de los gérmenes. Por lo tanto, los alimentos se almacenan, sin tener que cocinarlos previamente y sin aditivos químicos en botes bien cerrados durante varios meses. Este es un consejo que nuestros abuelos y generaciones mayores usaron mucho más  de lo que los usamos ahora, porque mantienen los alimentos frescos sin necesidad de una nevera.

 

¿Cuáles son las ventajas?

Además de una buena conservación, este método permite una mejor asimilación de nutrientes para el cuerpo. La acidificación facilita la asimilación de minerales y hierro para el cuerpo.

Las verduras fermentadas con lacto conservan todos los beneficios de las verduras crudas: Están llenas de vitaminas y minerales.

Gracias a los lactobacilos, son ricos en probióticos y, por lo tanto, facilitan la digestión.

Finalmente, la lacto-fermentación permite conservar mejor los alimentos a largo plazo y, por lo tanto, tirar menos y desperdiciar menos.

 

¿Qué verduras están afectadas?

Casi todas las verduras se pueden fermentar con este proceso. También puedes aplicar este método a frutas como manzanas o peras, así como a las aceitunas.

 

Guía práctica de lacto-fermentación

Necesitarás: verduras crudas, sal, agua de manantial (no agua del grifo, demasiado clorada), frascos con un buen cierre, un lugar seco y fresco ¡y solo 15 minutos de tu tiempo!

  • Lava y esteriliza todos los frascos, tapas y bote
     
  • Lava, pela y corta las verduras si es necesario
     
  • Diluye la sal en agua (1 cucharada de sal por cada litro de agua)
     
  • Llena los botes con los vegetales, después cúbrelos con agua fría y ciérralos
     
  • Puedes guardar los tarros en un lugar seco y relativamente fresco

     

Las recetas

Ensalada de lentejas con verduras y queso feta

Ensalada de quinoa y lentejas rojas

Ensalada gourmet vegana