5 alternativas sanas y naturales para sustituir el azúcar blanco

El azúcar blanco

El azúcar blanco es un producto refinado. Es pobre en nutrientes y solo proporciona calorías “vacías” a nuestro cuerpo. En el mundo ecológico, el suministro de azúcares y edulcorantes es muy variado y, algunos, son ideales para los niños por su valor nutricional y, por supuesto, por su sabor.

El azúcar blanco es un producto refinado. Es pobre en nutrientes y solo proporciona calorías “vacías” a nuestro cuerpo. En el mundo ecológico, el suministro de azúcares y edulcorantes es muy variado y, algunos, son ideales para los niños por su valor nutricional y, por supuesto, por su sabor.

El azúcar de caña

El azúcar de caña sin refinar es de color marrón oscuro. De hecho el azúcar industrial, conocido como azúcar blanco, se blanquea con agentes químicos.  Por el contrario, el azúcar orgánico se tritura y se extrae su jugo hasta que se evapora, así que no se somete a ningún tipo de refinación ni tratamiento. El azúcar de caña contiene vitaminas B y E, sales minerales, potasio, magnesio, fósforo, hierro y calcio.

El sabor de este azúcar es delicioso y te acostumbras muy rápido, ya que se parece al azúcar blanco. 

Cómo utilizarlo: en yogures, en bebidas calientes, en pasteles… Ojo, en los pasteles hay que tener cuidado, porque cambia la textura, el sabor y el color, por lo que hay que buscar el equilibrio con respecto a la receta tradicional.

El azúcar de coco (bajo índice glucémico)

El azúcar de coco está hecho de la savia del coco, contiene muchos nutrientes como vitaminas B1, B2, B3, B6 y C y, además, es rico en aminoácidos y minerales como calcio, potasio, magnesio, fósforo, hierro y cobre. Su índice glucémico es muy bajo, así que es un edulcorante muy bueno para todos.

Su color es marrón, pero su sabor es más fino que el azúcar de caña.

Cómo utilizarlo: Ideal para postres dulces como yogures.

La miel

La miel de flores contiene vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9 y C y oligoelementos como calcio, hierro, magnesio, potasio, fósforo y, también, propiedades desinfectantes, antisépticas y antibacterianas. La miel es el azúcar más natural, porque se cosecha y se vende como la naturaleza lo crea. Su sabor es agradable y a los niños les encanta.

La miel es perfecta en bebidas calientes, en infusiones, en yogures, en compotas… Sin embargo, si lo que quieres es hacer un postre es mejor elegir otro tipo de endulzante natural, porque sus nutrientes se destruyen con el calor.

Jarabe de arce

Este endulzante nace de la savia de arce, concentrado por su cocción larga y dulce. El jarabe de arce contiene calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, silicio y azufre. Tiene un sabor delicioso, porque sabe a caramelo.

Cómo utilizarlo: En yogures, leche, bizcochos…

Jarabe de agave (bajo índice glucémico)

El jarabe de agave viene de la planta de agave, una mezcla entre una piña y un cactus. Contiene vitaminas B y C, hierro, calcio y fósforo, también tiene una pequeña dosis de aminoácidos. Su índice glucémico es muy bajo e, incluso, se puede recomendar a las personas que tienen que controlar su ingesta de azúcar. Es apto para todos por su buen sabor: neutral y ligero.

Cómo utilizarlo: En bebidas o en yogures principalmente, ya que someterlo a una cocción puede ocultar realmente su sabor.

Nuestros favoritos son:

La miel, porque es la más natural.

El azúcar de caña, porque es el más versátil.

El azúcar de coco, porque tiene el índice glucémico más bajo.

 

En Bio c’ Bon tenemos una naturópata en cada supermercado a quién le puedes consultar cualquier duda nutricional que tengas. 

Las recetas

Ensalada de frutas energética

Tiramisú de mango

Quizás te interese…