Lo humano como
base del consumo

La agricultura ecológica estimula el desarrollo económico y social. Fomenta sobre todo el desarrollo rural sostenible, la creación de nuevos empleos locales y la formación de sinergias entre productores y consumidores gracias a la reducción del número de intermediarios. El consumo de productos bio surge como una nueva forma de consumo y está directamente unida a las nociones de proximidad y solidaridad.

El bio y el desarrollo económico local

La agricultura ecológica estimula el desarrollo económico y social. Fomenta sobre todo el desarrollo rural sostenible, la creación de nuevos empleos locales y la formación de sinergias entre productores y consumidores gracias a la reducción del número de intermediarios.
El consumo de productos bio surge como una nueva forma de consumo y está directamente unida a las nociones de proximidad y solidaridad.

El bio y el desarrollo económico local

Al elegir productos ecológicos, contribuyes a la creación de empleos estables y nuevas empresas en toda la UE. Según diversos estudios en Francia y Reino Unido, una empresa bio crea un 32% de empleos adicionales en comparación con una empresa no-ecológica equivalente. Las explotaciones agricolas ecológicas suelen requerir un mayor número de empleados y personal más cualificado para la gestión de los cultivos y los animales.
Con una asombrosa tasa de crecimiento anual cercana al 10%, el mercado europeo de productos ecológicos ofrece oportunidades importantes a los sectores de la transformación alimentaria, la distribución y el comercio minorista, además de a proveedores de servicios clave como veterinarios, investigadores y gestores financieros.

La cercanía de trato y los consejos personalizados en la compra de productos bio

Debido a los recientes escándalos de la industria agroalimentaria (enfermedad de las vacas locas, gripe A, gripe porcina, etc.), al aumento de alergias alimentarias y al aumento de la obesidad, el deseo de comer sano se ha extendido por toda la sociedad, interesándonos cada vez más por la procedencia y la composición real de lo que comemos. Los productos procedentes de la agricultura ecológica vendidos en tiendas especializadas, garantizan plazos cortos de aprovisionamiento y responden la demanda de seguridad alimentaria presente en la sociedad.

Por otra parte, el personal de las tiendas bio especializadas habitualmente está más y mejor informado sobre los productos que vende, y por lo tanto puede aconsejarte si así lo deseas.

Hacer la compra en tiendas bio representa así una nueva forma de consumir, más humana y que permite crear un vínculo y dar sentido al consumo.